Oferta y generación

Condiciones climáticas

Uno de los factores que más afecta la variabilidad climática a escala multianual sobre el territorio colombiano, es el comportamiento de las variables atmosféricas y oceánicas en el Pacífico tropical. Esto se debe a que perturbaciones periódicas generadas por cualquiera de los extremos de las variables asociadas con El Niño y la Oscilación del Sur (ENOS), conocidas como El Niño o La Niña, modulan el comportamiento del clima en nuestro país y afectan de manera decisiva la distribución de las precipitaciones a nivel estacional.

En este sentido, vale la pena destacar el papel del Índice Oceánico de El Niño (ONI, por su sigla en inglés), el cual refleja el grado de calentamiento de las aguas superficiales en el Pacífico ecuatorial central (entre 120W y 170W) e influye directamente en el grado de interacción océano-atmósfera en esta zona del Pacifico. La importancia de este indicador radica en que hoy en día es utilizado para identificar, hacer seguimiento y caracterizar la fortaleza de alguno de los extremos del ENOS, ya sea El Niño (evento cálido) o La Niña (evento frío).

La tabla 1 del Anexo presenta la última versión de los valores del ONI desde 1950. En la misma tabla, se resaltan en rojo y azul los episodios El Niño y La Niña, respectivamente. De acuerdo con este indicador, valores iguales o superiores (inferiores) a 0.5 (-0.5) indican calentamiento (enfriamiento). Si este calentamiento (enfriamiento) se prolonga por cinco o más períodos consecutivos, entonces se dice que se presentó El Niño (La Niña). La figura 1 del Anexo muestra el comportamiento del ONI, desde 1950.

Así, con base en este indicador y revisando los datos históricos, se puede decir que 2015 se caracterizó por ser un año donde se gestó, desarrolló e intensificó uno de los más fuertes eventos El Niño registrados desde mediados del siglo pasado. El valor máximo alcanzado por el índice del ONI, fue de 2.3°C, igual al observado en El Niño 1997-98 para esta misma época. Es importante anotar que la versión anterior del ONI (basada en otro período para el cálculo de sus estadísticos), sitúa el origen del actual episodio en el trimestre sep-nov/2014, momento a partir del cual sus valores se han mantenido por encima de 0.5°C y el valor máximo del ONI, según dicha referencia fue de 2.5°C.

En la figura 1 se presentan las anomalías de calor superficial a lo largo del Pacífico Ecuatorial (en sus primeros 300 metros de profundidad). En el extremo derecho se hallan las costas de Sudamérica. Las zonas en color azul corresponden a anomalías negativas, o enfriamiento; en tanto que los colores amarillo a rojo denotan anomalías positivas, es decir, el calentamiento que cuando adquiere valores del ONI superiores a 0.5 durante al menos cinco meses consecutivos, señala la presencia de condiciones asociadas con El Niño.

En este sentido, puede observarse que durante todo el año 2015, la mayor parte del Pacífico ecuatorial fue dominada por un calentamiento anómalo y que arrancó en el Pacífico central durante el primer trimestre el año, y alcanzó su máxima intensidad en esta franja del Pacifico (picos superiores a 2.5°C), hacia los meses de marzo-abril, junio, agosto-septiembre, y octubre-diciembre.

Figura 1. Anomalías del contenido de calor superficial oceánico – fuente CPC-NCEP (NOAA)
figura1

Campos de anomalías de la temperatura superficial del mar (TSM)

Las imágenes de la figura 2 muestran el comportamiento de las anomalías de la temperatura superficial del mar (TSM) sobre todo el océano mundial en enero y diciembre de 2015; es decir se puede ver la variación del campo térmico superficial durante el año pasado. Por convención, las zonas en azul corresponden a enfriamiento (anomalías negativas), en tanto que el degradado amarillo-naranja se asocia con condiciones cálidas (anomalías positivas).

Como puede verse en las imágenes, a comienzos de año el Pacífico tropical se mantenía en condiciones relativamente neutrales, en tanto que hacia finales del mismo, el calentamiento anómalo se había intensificado y ya abarcaba todo el Pacífico ecuatorial al este de la línea de cambio de fecha (180). La magnitud de estas anomalías térmicas, y la localización de ellas reflejan la fase de maduración de un episodio fuerte.

Figura 2. Campo de anomalías de la TSM en el océano. Fuente: NOAA. Physical Sciences Division
figura2

Compártenos tus comentarios

XM S.A. E.S.P. Calle 12 Sur No. 18 -168 Bloque 2. Teléfono: 57 (4) 3172244, Fax: 57 (4) 3170989. Medellín, Colombia. Informes Anuales